Javier Duarte, falsa quimioterapia y Homeopatía en México

0
535

Javier Duarte, falsa quimioterapia y Homeopatía en México


Duarte es también un probable responsable de homicidios o de lesiones graves en menores de edad, junto a todos los demás que resulten implicados.

Foto propiedad de: Internet

 

Lo que se descubrió sobre las falsas quimioterapias que se daban en Veracruz en el sexenio de Javier Duarte es una de las noticias más tristes que recordemos recientemente. Y una de las más abrumadoras. Porque para hacer eso no basta con un “gobierno corrupto”. Tampoco es la acción concertada de “los de siempre”. Esto requirió de la complicidad -activa o silenciosa- de demasiada gente. Me aventuro a pensar que parte de ese silencio cómplice, aparte de encontrarse en el personal burocrático y administrativo necesario, puede estar en los médicos, enfermeras y otros auxiliares que daban seguimiento a los niños, porque cuesta trabajo pensar que nadie notaba algún avance en la salud de todo un grupo de niños y lo consideraba una situación normal.

El desfalco económico es algo que siempre nos irrita, pero la idiosincrasia nacional nos hace creer que cuando la pérdida es económica hay que ver que “lo bueno es que no pasó nada”, como cuando a uno lo asaltan y debe estar alegre porque no lo balearon. Esta vez ya no es así: ya no sólo es la escandalosa cantidad de dinero de la que Javier Duarte se apropió, porque ahora es también un probable responsable de homicidios o de lesiones graves en menores de edad, junto a todos los demás que resulten implicados.

Pero por más triste que resulte esta nota, es algo que no debería sorprendernos: nosotros tenemos institucionalizados engaños idénticos que se pagan con recursos federales y que no causan la misma indignación, cuando deberían hacerlo. Se me vienen dos a la mente: uno es la Escuela Nacional de Homeopatía del Instituto Politécnico Nacional y otro es el Hospital Nacional Homeopático. Es exactamente lo mismo que hizo Javier Duarte, pero con la aprobación gubernamental, legislativa, judicial y social, porque lo que ahí se hace es dar “remedios” -consistentes en agua o alcohol inocuos- para engañar a la gente brindándole esperanzas falsas sobre su salud. La Homeopatía es charlatanería y nadie dice nada. Estamos desperdiciando recursos públicos con mentiras descaradas a los pacientes haciendo pasar por ciencia algo que no lo es.

Ojalá seamos igualmente críticos con ambos escenarios y lo suscitado en Veracruz sirva para exhibir los enormes engaños que en materia sanitaria hay en nuestro país, aunque esto será sumamente difícil: en nuestro país todos podemos ser unas verdaderas mierdas y cuando nos tocan nuestras creencias o modos de actuar somos incapaces de actuar moralmente.

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta