LA MALDITA HERENCIA

0
456

CAFÉ MARRÓN 

Por Rafa Martínez Cristo

 

Mientras que el Presidente Municipal, Paul Carrillo de Cáceres, preparaba su Tercer Informe para dar a conocer la creación de unas planchas de cemento alfombradas y con porterías, así como presumir obras de otros gobiernos -como la rehabilitación de calles y avenidas, y la colocación de banderas blue flag en las playas-, un nuevo asesinato ocurría en las calles de Cancún, sumando ya 38 en tan sólo tres meses.

A su vez, el alcalde electo, Remberto Estrada estrechaba lazos de colaboración con la coordinadora de la Policía Federal, Edith Aracely Rodríguez, consciente de la grave situación de inseguridad y violencia que se vive en las calles de Benito Juárez, y que será la maldita herencia de Carrillo de Cáceres.

Así es. Los trabajadores del ayuntamiento montaban el escenario para el informe del alcalde, mientras que en la radio policial se escuchaba que en la región 216 fue hallado el cadáver de un hombre de 42 años con múltiples heridas de arma punzo-cortante.

¿Cómo, entonces, intentar convencer a la gente que sí trabajaste en estos tres años? ¿Cómo si el papel en el que viene escrito el discurso de auto-elogios está manchado de sangre?

Según Fiscalía del estado, suman ya 38 homicidios en Cancún desde el día de las elecciones a la fecha, multiplicando así las cifras de asesinatos registrados en gobiernos anteriores.

Pareciera que estas espeluznantes cifras afectan a todos en esta ciudad, a todos menos a uno, menos al que sigue pregonando que aquí se hicieron las cosas bien, montándose en obras que ni siquiera fueron propias, incluso algunas de ellas del gobierno que tanto denostó, el de Julián Ricalde.

En fin, que siga la fiesta, que continúe su campaña, y que Cancún se ocupe de sus muertos.

 

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta