VOTOS POR MERENGUES

0
378

CAFÉ MARRÓN  

Por Rafa Martínez Cristo

 

Convertidos los partidos políticos en negocios familiares o en propiedad de unos cuantos, los “dueños” de éstos sacan a relucir el valor que le dan a los resultados electorales, al ser utilizados como monedas de cambio, sirviendo a sus intereses.

¿En qué papel quedan las próximas autoridades, si los partidos políticos son capaces de tranzar su legitimidad como si se tratara de estampitas a la hora del recreo o afuera de la escuela, en el “volado” con el señor de los merengues?

Parece guasa, pero no lo es. Los partidos Verde Ecologista y el de la Revolución Democrática negociaron ambos el desistimiento de sus respectivas impugnaciones a los comicios de Benito Juárez, y del Gobierno del Estado.

Perredistas y Verde-ecologistas decidieron “mejor ya no echarle más leña al fuego, que cada quien se quede con sus canicas, y colorín colorado…”

Sin embargo, no tardaron en brotar las voces en contra de este entramado. El ex candidato de la coalición PRD-PAN al gobierno de Cancún, Julián Ricalde, ya brincó al ser el directamente afectado con esta decisión unilateral al interior del perredismo.

Aquí ya no se trata de la legitimidad de las victorias obtenidas por cada uno, sino de la forma en que ambos partidos la ponen en entredicho ante la opinión pública, ante una sociedad que demanda transparencia en los procesos electorales, y que hoy, los partidos le vuelven a restregar atole con el dedo.

El caso no quedará ahí, claro que no, especialmente en el caso de Benito Juárez, en donde el candidato perdedor no quita el dedo del renglón y demanda el análisis ante el TEPJF, pues en el caso de la gubernatura, el ex abanderado del PRI-PVE-Panal, Mauricio Góngora, ya reconoció su derrota.

 

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta