¿PERDÓN? ¿POR QUÉ O DE QUÉ?

0
372

EL LAVADERO 

Por Niza Puerto

 

Queridas suegras, cuñadas y comadres, tengo en las manos un rompecabezas de la política en México, de sus bajezas y de la corrupción, que me gustaría que me ayudaran a armar.

Como primera ficha tenemos la sorpresiva renuncia de Virgilio Andrade, en la víspera de que el presidente Enrique Peña promulgue el nuevo Sistema Nacional Anticurrupción.

El ex funcionario fue criticado al inicio de su gestión, ya que fue el encargado de encabezar una investigación contra su jefe, el presidente Peña, sobre la adquisición de una lujosa casa en el exclusivo barrio de Polanco en la capital del país, de la que el mandatario (of course) salió limpio.

Ese mismo día, o sea ayer, el Presidente Enrique Peña Nieto promulgó el Sistema Nacional Anticorrupución y, al hablar sobre el monumento a la corrupción, es decir, su casa antes mencionada, el mandatario casi se tira a llorar pidiendo perdón a todos los mexicanos:

“Este asunto me reafirmó que los servidores públicos somos responsables de la percepción que generamos con lo que hacemos y en esto reconozco que cometí un error”, dijo.

Recordó que en noviembre de 2014, la información difundida sobre la llamada Casa Blanca causó gran indignación.

“En carne propia sentí la irritación de los mexicanos. La entiendo perfectamente. Por eso, con toda humildad, les pido perdón”, reiteró. 

Y enfatizó que si se busca recuperar la confianza ciudadana “todos tenemos que ser autocríticos, tenemos que vernos en el espejo, empezando por el propio Presidente de la República”.

Hasta ahí todo va bien, o por lo menos el asunto tiene congruencia.

Lo que me brinca y es ahí donde quiero que me ayuden es con esta ficha que no embona:

Si todo estuvo bien, si no hubo conflicto de intereses, sin tranza alguna, como se dijo en torno a la casa blanca, ¿entonces por qué o de qué pide perdón?

 

Comments

comments

No hay comentarios

Dejar respuesta